Caen las “Monas” por estafa

El delito de estafa es uno de los modos de operación más comunes dentro de Colombia. Todo facilitado por las ventas sin presencia, y que en su mayoría se gestan día a día en Colombia. Cada día la policía recibe cientos de alertas en todo el territorio nacional, por estos actos delictivos.

Aunque las personas saben el riesgo de hacer compras por internet, siendo este el mas novedoso y rápido, también es la vía favorita para el robo. Las Monas, como las llamaban, son un par de mujeres dedicadas a estos robos. Las cuales contactaban con personas, de preferencia del extranjero para extorsionarlas.

Lo cierto es que dos mujeres, pertenecientes al Departamento de Medellín fueron culpadas por extorsión, así como de la suplantación de identidad. Según las estadísticas, todos los estafados eran hombres. Ya que además de contactarles para robarlos, las damas aplicaban el coqueteo y buen trato para cautivar al objetivo. Estos se hacia por medio de las redes sociales, luego de que los invitaban a salir, llevaban la sustancia de escopolamina para dormirlos.

Pudiendo de esa manera arrebatarle todas sus pertenencias. Las dos mujeres, conocidas en el mundo como las monas, fueron aprendidas en Neiva. En varias ocasiones usaron su dinero para evadir rápidamente de la policía del sitio.

Las monas de la estafa y el robo desde el 2018

Según los reportes, las monas estaban robando y comenzando con su camino delictivo desde el año 2018. Como su carrera comenzaba, nadie tenia idea y caía fácilmente en sus fechorías. La modalidad era, que una de las dos compañeras saliera de paseo con el objetivo. Llevándolo a tomar, bailar y luego un hotel. Luego la acompañante del objetivo llamaba vía celular a su amiga, que estaba a pocos metros. Seguidamente y entre las dos les arrebataban teléfonos celulares, monedas de otro país, prendas de oro e incluso prendas de vestir.

Sus victimas preferidas son los portugueses, norteamericanos, árabes, italianos y franceses. En el Barrio el Poblado, de Medellín, los citaban, incluso los estafados venían en vehículo de otros departamentos. En las redes sociales usaban otros nombres y se presentaban claramente ocultando el nombre real. En varias zonas del centro de la capital ellas iban a vender los artículos robados. En distintas ocasiones tomaban tarjetas de crédito, y pagando porcentaje por el uso de las mismas continuaban con el robo.

Las monas eran de 22 y 23 años, les colocaban en la bebida la sustancia, que dejaba noqueado a los hombres. Entre dormidos y casi sin fuerza, para ellas de esa manera cometer el robo. Ya tenían órdenes de captura vigente, en estos momentos se encuentran bajo el juzgado numero 31. El cual, cumplirá y revisará todas las denuncias, así de esa manera emitir un castigo completo por todos y cada uno de los actos delictivos. De los clientes de las monas, 5 fueron y atestiguaron en su contra.

Leave a Reply